Saltar navegador principal

2019 Desarrollo espiritual


Guardaré el día de resposo


“La fe en Dios conduce a tener amor por el día de reposo; la fe en el día de reposo conduce a tener amor por Dios. Ciertamente, un día de reposo sagrado es una delicia”. (Russell M. Nelson)

El Señor nos ha dado el día de reposo para nuestro beneficio y ha mandado que lo santifiquemos. Observar el día de reposo muestra nuestro compromiso de honrar y adorar a Dios, y guardar nuestros convenios; nos acercará más al Señor y a nuestra familia; nos dará una perspectiva eterna y fortaleza espiritual. El día de reposo también nos permite descansar de nuestras labores físicas y adorar al Señor. A continuación algunos mensajes que puedan ayudarte a preparte para santificar el día de reposo.


Leeré el libro de mormon


Cuando lean el Libro de Mormón, concéntrense en la figura principal del libro que es —desde el primero hasta el último capítulo—: el Señor Jesucristo”. (Russell M. Nelson)

Toda persona que estudie con espíritu de oración el Libro de Mormón también podrá recibir un testimonio de su divinidad. Además, este libro servirá de ayuda en lo que respecta a los problemas personales y lo hará de una manera muy real. ¿Desean librarse de un mal hábito? ¿Desean mejorar las relaciones personales de su familia? ¿Desean aumentar su capacidad espiritual? ¡Lean el Libro de Mormón! Éste los acercará más al Señor Jesucristo y a Su amoroso poder.


Tendré una recomendació vigente para el Templo


El deseo más grande de mi corazón es que todos los miembros de la Iglesia sean dignos de entrar en el templo. Desearía que todo miembro adulto fuera digno de obtener una recomendación para entrar en el templo” (Presidente Howard W. Hunter).

Una recomendación para el templo significa que hemos sido hallados dignos en una entrevista con un miembro del obispado o con el presidente de rama, seguida de una entrevista con un miembro de la presidencia de estaca o de misión. Las entrevistas para la recomendación para el templo nos dan la oportunidad de evaluar nuestra dignidad. En cada una de las entrevistas, nuestros líderes del sacerdocio harán preguntas acerca de nuestra conducta y fe personales.