Saltar navegador principal
#MisMetas2019

Ministrar Uno a Uno

Cuando el Salvador se apareció a los nefitas, les dijo a todos que vinieran y sintieran las marcas en Su costado y en Sus manos y pies. 'Y esto hicieron, saliendo uno por uno hasta que todos salieron' (3 Nefi 11:15; énfasis añadido).

Entonces los invitó a traer a todos los que estaban enfermos, heridos o 'afligidos de alguna manera... y los sanó a todos tal como se los presentaron' (3 Nefi 17:7, 9; énfasis añadido). Después de esto, 'tomó a sus hijitos uno por uno, los bendijo y oró al Padre por ellos' (3 Nefi 17:21; énfasis añadido).

Este no era un pequeño grupo de personas. Las escrituras nos dicen que había unas 2.500 personas (ver 3 Nefi 17:25). Pero el Salvador todavía se tomó tiempo para sanar, consolar, animar y mostrar amor a cada individuo.

El élder Ronald A. Rasband del Quórum de los Doce Apóstoles ha enseñado: 'Hay un mensaje personal muy profundo y tierno aquí. Jesucristo ministra y nos ama a todos, uno por uno'. El amor que Jesús muestra a uno es lo que significa ministrar.


Nosotros, como siervos [del Señor], ministraremos a uno, como lo hizo Él

Russell M. Nelson, 'Ministrando con el poder y la autoridad de Dios', Liahona, mayo de 2018, 69
Cristo ministrar uno a uno