Misionera diagnosticada con cáncer y su familia ven milagros de ministración  

    A Escarly Albujar le quedaban solamente cinco meses para terminar su servicio misional en La Paz, Bolivia, cuando los médicos encontraron un tumor del tamaño de una papaya en medio de sus pulmones. Su vida empeoró cuando se enteró de que tendría que dejar su misión para regresar inmediatamente a su país natal, Perú, y recibir tratamiento.

    “No podía creerlo”, dijo Escarly. “No dejaba de pensar, ¿por qué yo?” A pesar de su diagnóstico, le rogó al presidente de su misión, Presidente Vallejo, que le permitiera continuar sirviendo, pensando que podría buscar tratamiento después de completar su misión. Afortunadamente, el presidente comprendió la gravedad de la enfermedad y al día siguiente, 10 de diciembre de 2018, la Hermana Albujar tomó el primer vuelo a Lima, Perú, para comenzar el tratamiento y diagnóstico del cáncer.

    ..
    Escarly (primera fila, azul) en un entrenamiento con Elder Renlund mientras servía en La Paz, Bolivia. Foto cortesía de Dalene Griffin.

    En Lima, fue llevada inmediatamente a una clínica especializada. Después de muchas pruebas, los médicos determinaron que tenía cáncer de linfoma no Hodgkin y que se estaba propagando rápidamente. Se le dijo a Escarly que necesitaría comenzar los procedimientos de radioterapia y quimioterapia tan pronto como fuera posible. La madre de Escarly, Martha López, quien no es miembro de la Iglesia, dejó todo en su natal Chincha, Perú, para viajar las tres horas a Lima y dedicar todo su tiempo al cuidado de su hija.

    Cómo inició la Ministración

    Los miembros de la Iglesia en el área de Lima fueron notificados de la situación de Albujar y no dudaron en ministrar de la manera en que lo haría el Salvador. El Barrio Santa Cruz de la Estaca de Limatambo demostró que no solo estaba preocupado por la mejora de Albujar sino también por el cuidado espiritual y temporal de toda su familia.

    El Obispo Yuichiro Shindo explicó que dentro de los límites del barrio hay varias clínicas, por lo que los miembros del barrio tenían cierto conocimiento y experiencia de lo que las familias como los Albujar necesitan. El obispo, el presidente del quórum de élderes y la presidenta de la Sociedad de Socorro dividieron las tareas de coordinación médica, vivienda, alimentación y, lo más importante, el bienestar espiritual de la familia.

    Gregoria Ugas, que acababa de mudarse a la zona, fue asignada como hermana ministrante de Albujar. 'Inmediatamente fui a la clínica a visitarla... y la vi tan indefensa y joven que sentí un dolor inmenso.... Llegué a casa y me arrodillé y le rogué al Padre Celestial [que bendijera] a Escarly', dijo Ugas. Desde ese momento, se sintió inspirada al saber la mejor manera de ministrar a Escarly y a su familia.

    Cuando Albujar comenzó la quimioterapia, su madre no tenía dónde dormir. Dormía en las camas de las habitaciones vacías de la clínica, hasta que una afluencia de pacientes lo hizo imposible. 

    Siguiendo el ejemplo que Jesucristo nos dijo sobre cómo debemos ministrar: 

    •  El quórum de élderes ayudó a pagar un hotel cerca de la clínica para que Martha López pudiera encontrar el descanso que necesitaba. 
    •  Las hermanas de la Sociedad de Socorro le proveyeron el desayuno, el almuerzo y la cena. 
    •  Los miembros del barrio y los misioneros mayores se turnaron para hacer las largas filas en las clínicas con la familia Albujar, quien no sabía mucho sobre seguros de salud. 
    •  Eventualmente la comunidad de los Santos en Perú ayudó a la familia de Albujar a trasladarse a un departamento.

    ...
    Médico del área analizando las tomografías de Escarly, quien está descansando al fondo. Foto cortesía de Dalene Griffin.

    Ministrar a una persona: un acto de amor y servicio a largo plazo

    Durante las fiestas de Navidad y Año Nuevo, la familia Albujar nunca se sintió sola. Los miembros decoraron un pequeño árbol de Navidad en la habitación de Escarly y los misioneros mayores recaudaron dinero para darle un iPad para que pudiera leer las Escrituras, escuchar música de la Iglesia y estar en comunicación con la familia radicada en Chincha.

    Los hombres y mujeres jóvenes del barrio también fueron incluidos en las oportunidades para ministrar. Invitaron a los hermanos mellizos menores de Escarly a las actividades del barrio, pasándolos a traer y dejar después de las actividades. Martha López dijo que estaba muy agradecida de que sus otros hijos pudieran salir y distraerse mientras su hija se recuperaba. 

    Otro acto memorable de ministración fue cuando César Augusto Otero, quien recientemente regresó de la misión de Perú Iquitos, viajó con toda su familia desde Piura (15 horas al norte de Lima), para ser sellado con su familia en el templo de Lima y tuvo la oportunidad de visitar a los Albujar. Ontero también había sido diagnosticado con cáncer mientras servía como misionero y fue tratado en la misma clínica, con resultados milagrosos. Su visita y la de su familia dieron esperanza y fortaleza a la familia Albujar.

    Durante los últimos siete meses de lucha y temores, el barrio se ha convertido en una segunda familia para la familia Albujar ya que ella estuvo en coma durante dos de los últimos siete meses de tratamiento, momentos en los que su familia adoptiva se unió en ayuno y oración por su bienestar. Ahora, cuando la gente que dice ser hermano o hermana de la Iglesia viene a visitar a Escarly, su madre les deja entrar, sabiendo que vienen a visitar y orar por su hija.

    ..
    La familia Albujar (de deracha a izquierda) el padre de Escarly, Escarly, Martha Lopez y la hermana menor de Escarly. Foto cortesía de Dalene Griffin.

    ¿Qué significa Ministrar? Lecciones aprendidas

    El Señor envía a Sus siervos a ministrar a Sus hijos, nuestros hermanos. Ministrar es servir y ayudar para demostrar amor al otro y al Señor.

    Aún con toda la ministración que el Barrio Santa Cruz ha provisto, 'No hemos terminado', dijo el Obispo Shindo. 'Hay aún más compromiso para ministrar en el barrio.' Un gran espíritu de servicio ha inundado al barrio, especialmente los que han estado involucrados en el cuidado de Albujar. Han sentido el amor del Salvador a través de la ministración, una experiencia que los ha inspirado a seguir sirviendo.

    ...
    Escarly apreció la visita de su presidente de misión, Presidente Vallejo, mientras el estaba en Lima por una conferencia. Foto cortesía de Presidente Vallejo.

    Aunque Escarly no entendía al principio por qué tuvo que pasar por esta prueba, siente que el Señor nunca la abandonó. 'Sé que Él vive y que siempre estará ahí para mí', dijo. 'Gracias a esta prueba, me he hecho más fuerte y he aprendido. Estoy muy agradecida de que el Señor me haya dado otra oportunidad.'

    Ella sabe que no importa cuánto tiempo vivamos, sino los buenos actos que hayamos hecho en nuestro tiempo en la tierra. “No sé si viviré un poco o mucho tiempo', dijo, 'pero todo lo que pido [a Dios] es que no pierda la esperanza ni la fe... Anhelo vivir, casarme y tener una familia, pero sea cual sea Su voluntad, la acepto. He aprendido a disfrutar, sonreír y vivir lo mejor que puedo cada día, como si fuera el último.”

    Actualmente, Escarly está a la espera de su última tomografía PET scan, con la esperanza de que sea declarada libre de cáncer.

    También, dijo que se siente feliz por los cambios tan significativos que ha visto con su madre, quien ahora lee el Libro de Mormón, ora constantemente y asiste a la iglesia con ella siempre que les es posible. Como enseñó la Presidenta Jean B. Bingham, Presidenta General de la Sociedad de Socorro, “Después de todo, la verdadera ministración se realiza uno por uno, siendo el amor la fuerza motivadora. ¡El valor, el mérito y la maravilla de la verdadera ministración es que realmente cambia vidas!” Las vidas de la familia Albujar, especialmente la de Martha, han cambiado, gracias a los corazones de los miembros dispuestos a ministrar no solo personalmente, sino a una familia completa y  quienes quisieron ser más como el Salvador al poner en practica la caridad, el amor puro de Cristo. La familia Albujar estará eternamente agradecida por los milagros que los miembros llevaron a cabo. En cuanto a Escarly, dijo que se ha fijado metas para aprender inglés y estudiar el manual Ven, Sígueme con su madre.