Oficio religioso de BYU, 17 de setiembre de 2019

    El amor y las leyes de Dios

    Pres nelson

    El día 16 de setiembre, el Presidente Russell M. Nelson, en su página de Facebook, hizo la siguiente invitación:

    Invitación Pres Nelson

    Al día siguiente, en una conferencia especial en BYU, el Presidente Nelson nos enseñó:

    Queridos hermanos y hermanas, Wendy y yo ansiábamos estar aquí con ustedes. Hace unos días regresamos de una asignación internacional y ahora estamos en las etapas finales de la preparación para una conferencia general. Pero no hay ningún otro grupo con el que quisiéramos estar hoy que con ustedes.

    Me gustaría hablar sobre cinco verdades de las estoy impresionado de compartir con ustedes.

    La primera verdad: Son hijos e hijas de Dios.

    Ya saben de esto. Han cantado sobre ello desde que eran pequeños. Pero permítanme aclarar una característica distintiva sobre su identidad. Ustedes son los niños que Dios eligió para formar parte de su ejército durante este gran clímax, en la larga batalla entre el bien y el mal, entre la verdad y el error. No me sorprendería que, cuando el velo se eleve en la siguiente vida, aprendamos que realmente suplicamos a nuestro Padre Celestial para ser una reserva en este momento. No me sorprendería saber que antes de morir, amaron tanto al Señor que prometieron defender Su nombre y su evangelio en los escenarios sinuosos de este mundo. Una cosa es segura: ustedes son la casa de Israel y han sido enviados aquí para ayudar a unir a los elegidos de Dios.

    Verdad número dos: La verdad es la verdad.

    Algunas cosas simplemente son verdaderas. El juez de la verdad es Dios, no la noticia favorita de los medios sociales, no Google y, ciertamente, no aquellos que se distancian de la Iglesia.

    El presidente Spencer W. Kimball enseñó que la verdad absoluta no puede 'alterarse entre las opiniones de los hombres. . . . Si los hombres son muy humildes, se darán cuenta de que descubren la verdad, pero no la crean'. [Spencer W. Kimball, 'Verdad absoluta', durante la semana educacional de la devoción en la Universidad Brigham Young, el 6 de septiembre de 1977]

    Muchos dicen ahora que la verdad es relativa y que no existe tal cosa como la ley divina o un plan divino. Tal afirmación no es cierta. Hay una diferencia entre lo correcto y lo incorrecto. La verdad se basa en las leyes que Dios ha establecido para la confiabilidad, la protección y el cariño de sus hijos. Las leyes eternas funcionan y afectan cada una de nuestras vidas, ya sea que creamos en ellas o no.

    Tercera verdad: Dios adora a cada uno de nosotros con un amor perfecto.

    Más que nada, nuestro padre quiere que sus hijos elijan volver a su hogar en Él. Todo lo que él hace está motivado por su ferviente deseo. La razón por la que estamos en esta tierra es ser dignos de vivir con él para siempre. Lo hacemos usando nuestra voluntad para encontrar y permanecer en el camino del convenio que lleva de vuelta a nuestro celestial hogar.

    Dios sabía que debido a las tácticas y trampas engañosas del adversario, el camino del convenio no sería fácil de encontrar o de seguir. Entonces, envió a su Hijo unigénito a expiar por nosotros y enseñarnos el camino. El poder divino disponible para todos los que aman y siguen a Jesucristo es el poder para sanarnos, fortalecernos, limpiarnos del pecado y engrandecernos para hacer las cosas que nunca podríamos hacer por nuestra cuenta. Nuestro Salvador es el Ejemplo Divino que marcó el camino que debemos seguir.

    Debido a que el Padre y el Hijo nos adoran con un amor infinito y perfecto, y porque saben que no podemos ver todo lo que ven, nos han dado leyes que nos guiarán y nos protegen.

    Existe una fuerte conexión entre el amor de Dios y sus leyes. He llegado a ver la importancia de esa conexión y el poder de la ley divina. Podemos dar el ejemplo de dos experiencias.

    Lo primero es lo que veo como padre. Soy el agradecido padre de nueve hijas y un hijo. Los amo con todo mi corazón. A medida que nuestros hijos crecían, su madre y yo establecimos reglas familiares para mantenerlos seguros y facilitar su crecimiento. A nuestros hijos no siempre les gustaron nuestras reglas, o no las comprendieron, pero como los amamos, estábamos dispuestos a hacer todo lo que podíamos para guiarlos y protegerlos.

    A pesar de lo que amo a mis hijos, solo puedo imaginar cuánto ama Dios a cada uno de nosotros, porque su amor por nosotros es infinito. El apóstol Pablo reveló que 'ni la muerte, ni la vida, ni los ángeles, ni las potestades ni los poderes, ni las cosas presentes, ni las cosas que vendrán, ni la altura, ni la profundidad, ni ninguna otra criatura, nos podrá separar del amor de Dios, que está en Cristo Jesús, Señor nuestro'. [Romanos 8:38-39]

    Al igual que las reglas que mi esposa y yo desarrollamos para nuestros hijos estaban motivadas por el amor, las leyes de Dios reflejan su amor perfecto por cada uno de nosotros. Sus leyes nos mantienen espiritualmente seguros y nos ayudan a progresar de forma eterna.

    La segunda experiencia mediante la cual vi el poder de la ley divina ocurrió durante mi carrera como médico e investigador científico.

    Después de graduarme de la escuela de medicina, continué con una educación avanzada en cirugía. En ese momento, no existía la cirugía cardíaca. Luego, me uní con otros investigadores en la ardua tarea de hacer una máquina artificial para el corazón y los pulmones. Sabíamos que este aparato podría mantener la circulación sanguínea en el cuerpo mientras se realizan operaciones en el corazón. Sin embargo, durante esa temprana época, no sabíamos mucho.

    Luego, un día, dos verdades expresadas en 'Doctrina y Convenios' se manifestaron en mi inquieta mente. Estas verdades consistían, en primer lugar, en que todas las bendiciones se predican por la obediencia a la ley [DyC 130:21]; y en segundo lugar, que para cada reino existe una ley. [DyC 88:38]

    Bueno, pensé que si cada reino tenía una ley, debía haber leyes que rigieran un corazón que late. Estaba decidido a descubrir esas leyes y obedecerlas. Cuando lo hiciera, llegarían bendiciones y se podrían salvar vidas.

    En la escuela de medicina me enseñaron que si uno tocaba el corazón, dejaría de latir. Sin embargo, una de las primeras leyes que descubrimos en el laboratorio fue que podíamos tocar el corazón de un animal sin que dejara de latir. Este hallazgo abrió la puerta para que luego se descubriera otra ley que hizo posible realizar operaciones de corazón abierto más complejas.

    Aprendimos que si añadimos cloruro de potasio a la sangre que fluye hacia las arterias coronarias, lo que altera la proporción normal de sodio/potasio, el corazón deja de latir al instante. Luego, cuando alimentamos el corazón con sangre que tenía una proporción normal de sodio/potasio, el corazón volvía a su patrón normal de latidos. Literalmente, podíamos apagar el corazón el tiempo suficiente para arreglarlo y volver a encenderlo.

    Décadas más tarde, cuando le expliqué esto a un grupo de estudiantes de medicina, un profesor importante preguntó: '¿qué ocurre si eso no funciona?'. ¿Mi respuesta? Siempre funciona, porque se basa en la ley divina.

    ¡La ley divina es incuestionable! Lo mismo se puede decir de la ley de la gravedad y de las leyes de lámina y elevación que permiten que vuelen los aviones. Cada una es una verdad absoluta. Los médicos o pilotos no tienen el poder de cambiar esas leyes, pero su comprensión sobre ellas resguarda la vida.

    Hermanos y hermanas mías, las leyes divinas son los regalos de Dios a Sus hijos. De la misma manera en que nuestras reglas mantuvieron a nuestros hijos seguros mientras crecían, al igual que las leyes divinas que rigen el corazón y el vuelo de los aviones, y que los mantienen a salvo sobre una mesa de operaciones o mientras viajan, el cumplimiento de las leyes de Dios los mantendrá seguros a medida que avanzan hacia una futura exaltación. Permítanme decirlo de la forma más breve posible: cuando respetan las leyes de Dios, estánavanzando hacia la exaltación.

    El Profeta Jose Smith nos enseñó que Dios 'instituyó leyes por medio de las cuales los demás podrían tener el privilegio de avanzar como Él lo había hecho' [Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: Joseph Smith (2007), 210] . Las bendiciones más grandes de Dios están reservadas para aquellos que obedecen sus leyes. Cómo Él explicó: 'Para todos los que tengan una bendición en mis manos, regirá la ley que fue designada para esa bendición' [DyC 132:5]. Dios creó leyes motivadas completamente por su amor infinito hacia nosotros y Su deseo de convertirnos en todo lo que podamos llegar a ser.

    Cuarta verdad: El Señor Jesucristo, cuya Iglesia es esta, designa profetas y apóstoles para comunicar Su amor y enseñar Sus leyes.

    El evangelio de Jesucristo 'se edifica sobre los apóstoles y profetas, siendo Jesucristo mismo la piedra angular'. [Efesios 2:20]

    Cada uno de los Apóstoles del Señor está en posición de observar y sentir el amor que el Padre Celestial tiene hacia sus hijos, especialmente para aquellos que tienen dificultades. Se preocupa mucho por aquellos que se han esforzado por el camino, especialmente cuando temen que no hay forma de regresar.

    Mis queridos jóvenes amigos, siempre hay un camino de regreso. Jesucristo (y Su evangelio) es el camino. No han cometido ningún pecado tan grave como para estar más allá del alcance del amor y la gracia expiatoria del Salvador. A medida que adopten medidas para sentir contrición y seguir las leyes de Dios, ¡comenzarán a sentir lo mucho que el Padre Celestial y Su Amado Hijo quieren que regresen con ellos! Quieren que sean felices. Ellos harán todo lo que esté a su alcance que no infrinja ni su voluntad ni Sus leyes para ayudarlos a regresar. ¡Cómo aprecio el privilegio de sentir Su amor por ustedes!

    A veces, como líderes de la Iglesia somos criticados por mantenernos firmes ante las leyes de Dios, defender la doctrina del Salvador y resistir las presiones sociales del presente. Pero nuestro encargo como Apóstoles instituidos, es 'recorrer todo el mundo para predicar el evangelio a toda criatura' [DyC 18:28]. Eso significa que tenemos el mandamiento de enseñar la verdad.

    Cuando lo hacemos, a veces no acusan de ser indiferentes, ya que enseñamos los requisitos para la exaltación en el reino celestial de nuestro Padre. Pero ¿no sería mucho más indiferente de nuestra parte no decir la verdad? ¿No enseñar lo que Dios ha revelado?

    Es precisamente porque nos preocupamos profundamente por todos los hijos de Dios que proclamamos Su verdad. Es posible que no siempre les digamos a las personas lo que quieren escuchar. Los profetas rara vez son populares. ¡Pero siempre enseñaremos la verdad!

    Mis queridos amigos, la exaltación no es fácil. Para lograrlo se requiere de un esfuerzo focalizado y persistente por obedecer las leyes de Dios, y arrepentirnos rigurosamente cuando no lo hacemos. Sin embargo, la recompensa por hacerlo es mucho mayor que cualquier otra cosa que podamos imaginar, porque nos da felicidad aquí y 'felicidad eterna” [Mosiah 2:41] en el más allá.

    Por lo tanto, nuestro encargo como Apóstoles es enseñar solo la verdad. Este encargo no nos otorga la autoridad para modificar la ley divina.

    Por ejemplo, consideremos la definición de matrimonio. En los últimos años, muchos países, incluidos los Estados Unidos, han legalizado el matrimonio homosexual. Como miembros de la Iglesia, respetamos las leyes de la tierra y cumplimos con ellas, incluido el matrimonio civil. Sin embargo, la verdad es que, en el principio, en el verdadero comienzo, ¡el matrimonio fue creado por Dios! Y hasta la actualidad, está definido por Dios como aquel entre un hombre y una mujer. Dios no ha cambiado Su definición de matrimonio.

    Dios tampoco ha cambiado Su ley de castidad. Los requisitos para ingresar al templo no han cambiado. Además, nuestro deseo de que haya amor en el hogar y armonía entre los padres y los hijos no ha cambiado.

    Aunque integramos la Primera Presidencia y el Quórum de los Doce Apóstoles, no podemos cambiar las leyes de Dios,  tenemos la responsabilidad de 'construir la iglesia y regular todos los asuntos de la misma naturaleza en todos los países' [DyC 107:33]. Por lo tanto, podemos adaptar la política cuando el Señor nos lo indica. Recientemente, han visto tales ejemplos. Debido a que la restauración está en curso, los cambios en las políticas seguramente continuarán. [Artículos de Fe 1:9]

    Quizás pueda ejemplificar esto a través de modificaciones en políticas relacionadas con las personas que se identifican a sí mismas como lesbianas, gays, bisexuales o transgéneros (LGBT) y a sus hijos. (Me doy cuenta de que se podrían agregar otras iniciales a este acrónimo, pero para los fines de este mensaje 'LGBT' es suficiente).

    Consideren la política anunciada en noviembre del 2015, relacionada con la oportunidad de aceptar el bautismo para hijos de padres LGBT. Nuestra preocupación en ese entonces, y una de las que discutimos en profundidad y por la que rezamos fervientemente durante un largo período de tiempo, fue encontrar una manera de reducir la fricción entre padres gais o madres lesbianas y sus hijos.

    Debido a que los padres son los principales ejemplos para sus hijos, no queríamos poner a los niños en la posición de tener que elegir entre las creencias y el comportamiento que aprendieron en casa, y lo que se les enseñó en la Iglesia. Queríamos facilitar la armonía en el hogar y evitar que los niños y padres se enfrentaran entre sí. Por lo tanto, en el 2015, se creó una política para ayudar a niños y padres en esta situación, en concreto: que los niños criados por padres LGBT no serían inmediatamente aptos para el bautismo a los ocho años. Las excepciones a esta política requerirían la aprobación de la Primera Presidencia.

    La Primera Presidencia y el Quórum de los Doce Apóstoles siguieron buscando la guía del Señor e implorándole en nombre de Sus hijos afectados por la política del 2015. Sabemos que esta política creó preocupación y confusión para algunos y dolor agudo para otros. Eso nos apenó. Siempre que lloran los hijos y las hijas de Dios, cualquiera sea la razón, nosotros lloramos. Por lo tanto, continuaron nuestras súplicas al Señor.

    También tomamos nota de los padres de la comunidad LGBT que buscaban permiso de la Primera Presidencia para que sus hijos fueran bautizados. En casi todos los casos en los que los padres de la comunidad LGBT aceptaron enseñar a sus hijos el convenio del bautismo, y a respaldarlo, se concedió la excepción solicitada.

    Como resultado de nuestra continua súplica, recientemente nos sentimos obligados a modificar la política de manera tal que el bautismo de los niños de padres LGBT puedan contar con la autorización de obispos sin la aprobación de la Primera Presidencia, si los padres que tienen la tutela solicitan el bautismo y comprenden que se le enseñará al niño sobre los convenios sagrados que se celebran durante el bautismo.

    También determinamos que los padres LGBT pueden solicitar que un bebé sea bautizado y bendecido por alguien digno de poseer el Sacerdocio de Melquisedec. Es importante que estos padres comprendan que los miembros de la directiva se comunicarán con ellos periódicamente, y que cuando un niño que ha sido bendecido alcance los ocho años, los líderes locales recomendarán que el niño sea bautizado.

    Finalmente, también hemos aclarado que la inmoralidad homosexual se trataría ante los ojos de la Iglesia de la misma manera que la inmoralidad heterosexual.

    Aunque puede que no se haya visto de esta manera, los ajustes de la política del 2015 y 2019 sobre este asunto fueron motivados por el amor: el amor de nuestro Padre Celestial por Sus hijos y el amor Fraternal por quienes servimos.

    Debido a que sentimos el profundo amor de Dios por Sus hijos, nos importa profundamente cada hijo Dios, independientemente de su edad, circunstancias personales, género, orientación sexual u otros desafíos únicos.

    Ahora, la quinta verdad: Es posible saber por uno mismo qué es verdadero y qué no aprendiendo a discernir los susurros del Espíritu.

    'El Espíritu dice la verdad y no miente. . . . Habla de las cosas como realmente son y de las cosas como realmente serán'. [Jacob 4:13]

    Queridos hermanos y hermanas, me comprometo a buscar encarecidamente una confirmación del Espíritu de que lo que les dije es cierto y proviene del Señor. Ha declarado que podemos buscar el conocimiento en el cielo y podemos esperar recibirlo: 'Si preguntas, recibirás revelación tras revelación, conocimiento tras conocimiento', prometió el Señor. [DyC 42:61]

    Pregúntenle a su Padre Celestial si realmente somos los Apóstoles y Profetas del Señor. Pregúntenle si hemos recibido revelación sobre este y otros asuntos. Pregúntenle si estas cinco verdades son, de hecho, verdaderas.

    Ahora bien, en mi calidad de Presidente de la Iglesia, invoco una bendición para ustedes, a fin de poder discernir entre lo correcto y lo incorrecto, entre las leyes de Dios y las opiniones conflictivas del mundo. Los bendigo con el poder para reconocer los engaños del adversario. Los bendigo con mayor capacidad para recibir revelaciones. Y los bendigo para que sean capaces de sentir el alcance infinito del amor perfecto de Dios por ustedes.

    De este modo, los bendigo y expreso mi amor por ustedes, junto con mi testimonio de que esta es la Iglesia del Señor y de que es Él quien dirige y guía todo lo que hacemos, en el nombre sagrado de Jesucristo. Amén.