El poder de El Libro de Mormón

    Una mujer con el Libro de Mormón

    El Libro de Mormón nos enseña sobre Jesucristo y Su evangelio de una manera sumamente milagrosa y singular.

    El Libro de Mormón es ciertamente la palabra de Dios; contiene las respuestas a los interrogantes más acuciantes de la vida, enseña la doctrina de Cristo5, expande y aclara muchas de las verdades “claras y preciosas”6 que se perdieron a través de los siglos y de numerosas traducciones de la Biblia.

    El Libro de Mormón brinda el entendimiento más pleno y autorizado acerca de la expiación de Jesucristo que se pueda encontrar; enseña el verdadero significado de nacer de nuevo. En el Libro de Mormón aprendemos acerca del recogimiento del Israel esparcido y sabemos por qué estamos en la tierra. Estas y otras verdades se enseñan con mayor poder y persuasión en el Libro de Mormón que en cualquier otro libro. El Libro de Mormón contiene todo el poder del evangelio de Jesucristo.  (Presidente Russell M. Nelson, octubre 2017 El Libro de Mormón: ¿Cómo sería su vida sin él?)

    No es sólo que el Libro de Mormón nos enseña la verdad, aunque en realidad así lo hace; no es sólo que el Libro de Mormón da testimonio de Cristo, aunque de hecho también lo hace; hay algo más que eso. Hay un poder en el libro que empezará a fluir en la vida de ustedes en el momento en que empiecen a estudiarlo seriamente. Encontrarán mayor poder para resistir la tentación, encontrarán el poder para evitar el engaño, encontrarán el poder para mantenerse en el camino estrecho y angosto. A las Escrituras se las llama “las palabras de vida” (véase D. y C. 84:85), y en ningún otro caso es eso más verdadero que en el caso del Libro de Mormón. Cuando ustedes empiecen a tener hambre y sed de esas palabras, encontrarán vida en mayor abundancia. (“El Libro de Mormón: La [piedra] clave de nuestra religión”, Liahona, octubre de 2011, págs. 56-57).

    ¿Ven el Libro de Mormón como su piedra clave, como su centro de fortaleza espiritual?

    ¡Cada uno de ustedes también puede recibir un testimonio personal del libro! ¿Se dan cuenta de que el Libro de Mormón se escribió para ustedes y para nuestra época?

    ¿Reemplazarán parte de ese tiempo diario dedicado a las pantallas —en particular el que dedican a redes sociales, internet, juegos o televisión— por la lectura del Libro de Mormón?

    Al esforzarse por seguir las enseñanzas que hallen allí, se multiplicará su gozo, aumentará su entendimiento y se les revelarán las respuestas que busquen a las muchas dificultades que presenta la vida terrenal. Al volverse al libro, confían en el Señor. El Libro de Mormón es la palabra revelada de Dios.  (Élder Enrique R. Falabella, Presidente, Presidencia del Área Sudamérica Noroeste)

    El Libro de Mormón