Hogar y Familia

    LDM - leer con su familia
    “Tengo la certeza de que si, en el hogar, los padres leen el Libro de Mormón en forma regular y con oración, tanto solos como con sus hijos, el espíritu de ese gran libro reinará en nuestros hogares así como en los que moren allí. El espíritu de reverencia aumentará, el respeto y la consideración mutuos crecerán, el espíritu de contención se alejará; los padres aconsejarán a sus hijos con más amor y sabiduría. Los hijos serán más receptivos y sumisos al consejo de sus padres. Aumentará la rectitud. La fe, la esperanza y la caridad —el amor puro de Cristo— abundarán en nuestros hogares y en nuestra vida, trayendo consigo paz, gozo y felicidad”. James E. Faust
    familia 1

    Esas promesas —el aumento del amor y de la armonía en el hogar, un mayor respeto entre padres e hijos, mayor espiritualidad y rectitud— no son promesas vanas, sino es exactamente lo que el profeta José Smith quiso decir cuando declaró que el Libro de Mormón nos ayudará a acercarnos más a Dios.  James E. Faust, Liahona, octubre 2011

    La noche de hogar es un tiempo para fortalecer los lazos familiares. Lo logramos al aprender el Evangelio juntos, escuchar los sentimientos, pensamientos e ideas de los demás y disfrutar de actividades juntos. 

    La práctica del aprendizaje del Evangelio en el hogar comenzó con Adán y Eva (véase Moisés 6:57), y ha continuado a lo largo de las generaciones que siguieron, a medida que los profetas aconsejaron a los padres que enseñaran a sus hijos a amar a Dios y a seguir Sus vías (véase Deuteronomio 6:5–7Efesios 6:4).

    La noche de hogar es un tiempo para disfrutar unos con otros y divertirse juntos. Por medio de actividades sencillas —juegos, servicio, compartir talentos, visitar sitios locales de interés— las familias crean lazos y fortalecen la unidad.

    leer con familia

    La noche de hogar es para todos. Las parejas recién casadas, los padres y madres con hijos, los padres o madres solos con hijos, las parejas que no tienen hijos en el hogar, los adultos solteros en grupos de noche de hogar, y quienes viven solos o con compañeros de dormitorio, todos pueden ser bendecidos por llevar a cabo la noche de hogar.

    Los profetas han prometido grandes bendiciones a quienes siguen este consejo, además de mayor fe en el corazón de los jóvenes, mayor capacidad para resistir la tentación y mayor paz, amor y armonía en el hogar.


    “Nadie puede permitirse desatender este programa inspirado que brinda crecimiento espiritual a cada miembro de la familia y le ayuda a resistir las tentaciones que hay por todas partes. Las lecciones que se aprenden en el hogar son las que perduran.”

    Thomas S. Monson, “Constant Truths for Changing Times,” Apr. 2005 general conference

    ¿Qué hace que la noche de hogar tenga éxito?

    • Comenzar y acabar con una oración. Esto invita al Espíritu, aumenta el amor y enseña a su familia a orar.

    • Aprender de las Escrituras y de las palabras de los profetas de los últimos días para ayudar a su familia a vivir el Evangelio.

    • Incluir música, tal como himnos y canciones de la Primaria, para crear un ambiente de amor, paz y alegría. Visite el sitio web de música →

    • Hacerla divertida incluyendo juegos, dramatizando relatos de las Escrituras y preparando un refrigerio. Mantenga un ambiente agradable y de amor.

    • Ser constante. La Iglesia ha apartado la noche de los lunes para la noche de hogar. Si eso no funciona, busque otra noche.

    • Darle variedad. Ayude a un vecino con alguna necesidad, tenga una lección en el parque o dé un paseo en familia.