El poder de El Libro de Mormón para el estudio personal

    El Libro de Mormón es un regalo de Dios para el mundo entero! Fue escrito por antiguos profetas para nosotros que vivimos en estos últimos días. Es el único libro que el Señor mismo ha testificado que es verdad.

    El Libro de Mormón nos enseña acerca de las promesas extraordinarias que Dios hizo hace mucho tiempo que pueden bendecirnos a cada uno de nosotros en nuestro día y continuar bendiciéndonos a través de todo el tiempo. Sí, estas promesas están disponibles para usted!

    Cuanto más estudio el Libro de Mormón, más me maravillo del milagro: cómo fue traducido por el don y el poder de Dios. Su mensaje central es que Jesucristo es el Salvador del mundo. Tiene poder de conversión. Sus verdades acercan a cada buscador sincero a Dios y lo llenan de un deseo de saber más sobre el Evangelio restaurado de Jesucristo.

    El Libro de Mormón

    El presidente Thomas S. Monson dijo: “Al leer y escudriñar las Escrituras, sentiremos los dulces susurros del Espíritu dirigidos a nuestra alma; podemos encontrar respuesta a nuestras preguntas; aprendemos en cuanto a las bendiciones que se reciben al guardar los mandamientos de Dios; obtenemos un testimonio seguro de nuestro Padre Celestial y de nuestro Salvador Jesucristo, y de Su amor por nosotros. Si combinamos el estudio de las Escrituras con la oración, podemos saber con certeza que el evangelio de Jesucristo es verdadero… Si tenemos presente la oración y si tomamos el tiempo para acudir a las Escrituras, nuestra vida será infinitamente más bendecida y nuestras cargas se harán más ligeras”, (“Nunca caminamos solos”, Liahona, noviembre de 2013, pág. 122).

    Madre e hija estudiando el Libro de Mormón

    Claves para el Estudio Personal:

    * Entender las circustancias y el entorno de las escrituras

    * Identificar y comprender doctrinas y principios

    * Aplicación de doctrinas y principio

    Joven leyendo la versión digital del Libro de Mormón

    Ideas para mejorar su estudio personal de las Escrituras

    Ven, sígueme