¿Por qué es importante leer el Libro de Mormón todos los días? 

    Existen varias razones por las que es importante estudiar las escrituras sagradas y leer el Libro de Mormón diariamente. Dicho compromiso fortalece tu testimonio y aumenta el entendimiento sobre el Evangelio. La lectura del Libro de Mormón te acerca a Dios, te permite conocer más sobre Él y sus planes para ti, te guía e inspira tu camino de vida, y te ayuda a encontrar la paz interior. 

    Jóvenes leyendo el Libro de Mormón.

    ¿Qué es el Libro de Mormón? 

    En palabras simples, el Libro de Mormón es una obra milagrosa y un libro sagrado de las escrituras que testifica sobre Jesucristo y afirma Su divinidad.  

    En el Libro de Mormón se encuentra el registro de los viajes y el ministerio de Jesús en la América antigua, documentado por antiguos profetas.  

    El Libro de Mormón obtuvo su nombre del profeta Mormón, quien fue el responsable de recopilar los escritos pasados sobre las revelaciones de Dios y el trato con Sus hijos, así como de preservarlos y mantenerlos seguros. Por su compromiso e importancia, la escritura sagrada lleva su nombre.  

    José Smith, el profeta de Dios que vivió durante el Siglo XIX, tradujo estos escritos al idioma inglés, y lo nombró El Libro de Mormón, tal como el padre de Moroni, el profeta, historiador y militar, Mormón. 

    El contenido del Libro de Mormón describe el camino para restaurar a la humanidad y expone las evidencias del amor e influencia de Dios sobre la tierra. Es sobre todo, una crónica de Jesucristo; enseña acerca de Él y de la bondad y amor de Dios hacia Sus hijos.  

    Este libro sirve como testigo adicional y confirma las verdades de lo que enseña la Biblia. Los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, estudian y leen el Libro de Mormón y la Biblia juntos, ya que se complementan y  fortalecen el testimonio de Jesucristo. 

    A manera de ejemplo, en la Biblia, exactamente en el Nuevo Testamento, Jesús expresó: “También tengo otras ovejas que no son de este redil; a aquellas también debo traer, y oirán mi voz, y habrá un rebaño y un pastor” (Juan 10:16).  

    Analizando las palabras de Jesús, Él menciona “otras ovejas” haciendo referencia a un pueblo distinto al establecido en Oriente medio, es posible pensar que son las personas que vivieron en algún lugar en la América antigua. Después de su muerte y resurrección, Jesús regresó, visitó y administró a este grupo de personas. El Libro de Mormón permite clarificar este versículo, afirmando: 

    “Y de cierto os digo que vosotros sois aquellos de quienes dije: Tengo otras ovejas que no son de este redil; aquellas también debo yo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño y un pastor'. 

    (3 Nefi 15:21; cf. Juan 10:16) 

    Actualmente, el Libro de Mormón se encuentra disponible en muchos idiomas diferentes para que la enseñanza llegue a la mayor cantidad de personas posibles. 

    ¿Por qué debo leer el Libro de Mormón? 

    Entonces, ¿de qué sirve leer el Libro de Mormón? Muchas personas no entienden o se encuentran confundidas acerca del porqué las personas que viven en un mundo moderno deben leer y aprender una escritura antigua que fue escrita hace mucho tiempo.  

    Pues bien, el Libro de Mormón es la palabra de Dios y fue preparada por Él mismo a través de los profetas que Él asignó y ungió. Se trata de la escritura sagrada reconocida por la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, la cual invita a todas las personas a aprender de las enseñanzas de Jesús. En este sentido, Dios, en su sabiduría y perfección, se revela a sí mismo tanto en la biblia como en el Libro de Mormón, razón por la cual se deben estudiar juntos.  

    La lectura del Libro de Mormón como un hábito 

    Así como dedicamos tiempo y esfuerzo a cuidar nuestros cuerpos físicamente para que se mantengan fuertes y sanos, también deberíamos nutrir nuestros espíritus diariamente “Festejando en la palabra de Dios”. Podemos encontrar a Dios y Sus palabras tanto en el Libro de Mormón como en otras escrituras.  

    En Nefi 32:3 se habla de “deleitarnos” con la palabra de Dios, refiriéndose a participar de las enseñanzas de Jesucristo y fortalecer el conocimiento espiritual. Deleitarnos con la palabra de Dios sucede de tres formas: mediante la Lectura del Libro de Mormón, la adoración en el Templo y la adoración en el día de reposo. 

    Cuando leemos el Libro de Mormón podemos obtener testimonio de su veracidad, aprender las enseñanzas e influir en nosotros mismos si lo creemos o no. De hecho, el Libro de Mormón clarifica la doctrina de Cristo y establece la “plenitud del Evangelio” (D. y C. 20:9), queriendo decir que se compone de enseñanzas para tomar el camino de salvación y exaltación.  

    A medida que aprendemos sobre la verdad del Libro de Mormón, podemos ir respondiendo nuestras propias preguntas y comprobando la veracidad sobre aspectos como, el hecho de que José Smith fue un verdadero profeta de Dios y que la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es la verdadera Iglesia de Dios.  

    Las enseñanzas y preceptos del Libro de Mormón nos puede ayudar a saber que Dios y Jesucristo son reales, que Dios ama y se preocupa por cada uno de nosotros de manera individual y que Él tiene un plan para todos Sus hijos.  

    Leer el Libro de Mormón diariamente nos acerca a Dios, nos puede ayudar a resistir la tentación a pecar, escuchar fácilmente al Espíritu Santo de Dios, vencer la duda y el temor, y a tener una guía del cielo en nuestras vidas. Las personas que lean el Libro de Mormón aprenderán los principios eternos que nos llevan a encontrar la paz, superar pruebas y a enfocarse en las cosas primordiales en la vida.  

    Retomando las recomendaciones del Presidente Thomas S. Monson durante la Conferencia General en abril de 2017, la lectura del Libro de Mormón es fundamental para tener un testimonio firme del Salvador Jesucristo y de Su evangelio. En este orden, se aconseja leer el Libro de Mormón con espíritu de oración y cumplir con los mandamientos de Dios, para que el testimonio esté activo. 

    ¿Cómo puedo hacer que mi estudio diario del Libro de Mormón sea más significativo? 

    Te compartimos una lista de consejos para que tu estudio diario del Libro de Mormón sea más significativo y efectivo. Puedes elegir cuáles de ellos funcionan mejor para ti. 

    Recuerda que cada persona es única; hay formas de estudio adecuadas para cierto tipo de personas, mientras que para otras puede no ser así.    

    Haz una oración antes de leer. 

    Incluso antes de abrir el Libro de Mormón, pide a Dios que te guíe para obtener los mensajes que son destinados para ti y que deberías recibir.  Cada persona tiene sus propias necesidades cuando se trata de iluminación y consejos, y el pedir la inspiración del Espíritu Santo puede ser de mucha ayuda. 

    Remarca el texto de tus escrituras o de tu dispositivo; resalta aquello que te impacte. 

    Esta es una manera de diferenciar mensajes, puedes resaltar aquellos que encuentres significativos para tu vida. Hacer esto, además, te ayudará a mantenerte alerta y a poner más atención a lo que estás estudiando y aprendiendo.  

    Subrayar las palabras y mensajes que consideres trascendentales es muy útil, ya que haces un énfasis en aquello que consideres más relevante para tu vida. Puedes hacerlo tanto en el libro físico como en la aplicación de tu celular, la Biblioteca del Evangelio, de tal forma que sea fácil de consultar nuevamente. Haz anotaciones. Puedes tomar apuntes en los márgenes, en algún diario o libreta de anotaciones por separado. Escribir sobre experiencias espirituales mientras lees el Libro de Mormón puede ser esclarecedor, ya que te estarás enfocando en lo que aprendes sobre la palabra de Dios. 

    Anota pensamientos y preguntas que te van surgiendo, luego busca pasajes que respondan a dichas preguntas y utilízalas como enseñanzas diarias. Lleva un registro de tus reflexiones devocionales, para que las puedas consultar después.

    Combina la lectura con la versión en audio. 

    Podemos aprender leyendo y escuchando, eso depende de cómo te sientas más cómodo. Incluso las puedes combinar. Escucha el Libro de Mormón a través de la aplicación de Biblioteca del Evangelio.

    Busca ciertas frases o temas. 

    Tu estudio puede ser más significativo si tienes un objetivo claro, que te haga buscar frases o temas específicos mientras lees cada página de la escritura sagrada.

    Por ejemplo, a algunos les puede interesar conocer sobre las obras de Jesucristo cuando estaba viviendo Su vida terrenal, mientras que otros pueden buscar por el sufrimiento de Dios hacia Sus hijos en el Libro de Mormón.  

    También puedes elegir una persona o profeta en particular para conocer sobre sus vidas y ejemplos de rectitud.  

    Reflexiona sobre lo que lees. 

    El leer las sagradas escrituras únicamente ayudará si realmente reflexionas sobre cada mensaje significativo con el que te cruces en tu lectura.  

    Tómate el tiempo de pensar detalladamente, ya que esto te puede ayudar a interiorizar lo que estás leyendo y abrir así tu corazón y tu mente a los mensajes del Espíritu Santo.

    Te recomendamos estudiar el texto siendo consciente de las referencias que se hacen de nuestras rutinas diarias. Recuerda que el Libro de Mormón fue escrito para nuestros días.

    Busca y resalta los pasajes con los que te sientes identificado(a) y aquellos que hayan hecho un cambio en ti.  

    ¿Cómo puedo aprender más sobre el Libro de Mormón? 

    Para obtener una copia gratuita del Libro de Mormón, solicítalo a uno de los misioneros o vía online en VeniraCristo.org. Además, puedes reunirte con ellos, para conocer y aprender sobre esta escritura sagrada. Seguro estarán prestos para enseñarte.  

    Así mismo, para alimentar tu conocimiento sobre el Libro de Mormón, puedes asistir a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días más cercana a ti. También te invitamos visitar otros recursos online con el fin de aprender más sobre el Evangelio, consulta las Escrituras e Historia de la Iglesia y ampliar tus conocimientos. 

    Contenido Relacionado

    Historia del Libro de Mormón

    Qué es el Libro de Mormón: quién lo escribió y tradujo

    Nuestras Creencias