El presidente Nelson se centra en la fe, el arrepentimiento y los convenios en la conferencia general de abril de 2019

    Imagen

    El profeta nos alentó a esforzarnos por mejorar cada día, orar por una mayor fe en Dios y permanecer o regresar a la senda de los convenios.


    'Ven, sígueme'

    En su discurso del domingo por la mañana a los miembros de la Iglesia en todo el mundo, el presidente Russell M. Nelson comenzó compartiendo una experiencia profundamente personal para ilustrar cómo el Evangelio restaurado de Jesucristo puede traer paz y esperanza durante nuestros más profundos dolores. Habló sobre los últimos momentos que pasó con su hija Wendy antes de que ella falleciera.

    “Como muchos de ustedes saben, nuestra familia pasó por una emotiva separación hace tres meses cuando nuestra hija Wendy partió de esta vida terrenal. En los últimos días de su lucha contra el cáncer, fui bendecido con la oportunidad de tener una conversación de despedida entre padre e hija.

    “Tomé sus manos y le dije cuánto la amaba y lo agradecido que estaba de ser su padre. Le dije: ‘Te casaste en el templo y honraste fielmente tus convenios. Tú y tu esposo recibieron siete hijos en tu hogar y los criaron para que fueran devotos discípulos de Jesucristo, valientes miembros de la Iglesia y ciudadanos que aportan a la sociedad. Y han escogido cónyuges de ese mismo calibre. Tu papi está muy, pero muy orgulloso de ti. ¡Me has traído mucho gozo!’.

    “En voz muy baja me respondió: ‘Gracias, papi’.

    “Fue un momento tierno y triste. En sus 67 años, trabajamos juntos, cantamos juntos y a menudo esquiamos juntos, pero esa noche, hablamos de lo que más importa, de convenios, ordenanzas, obediencia, fe, familia, fidelidad, amor y vida eterna.

    “Extrañamos muchísimo a nuestra hija; sin embargo, gracias al evangelio restaurado de Jesucristo, no nos preocupamos por ella. A medida que continuamos honrando nuestros convenios con Dios, vivimos con la esperanza de estar con ella nuevamente. Mientras tanto, prestamos servicio al Señor aquí y ella le presta servicio allá, en el paraíso”.


    El presidente Nelson hizo hincapié en que podemos estar juntos con nuestras familias en la próxima vida solo si recibimos las ordenanzas sagradas en el templo y guardamos los convenios que hacemos allí.

    Alentó a todos a aceptar la invitación del Salvador de “ven, sígueme” y de hacer el “trabajo espiritual” para desarrollar una fe más profunda en Dios y en la Iglesia restaurada de Jesucristo.

    “Si ni siquiera están seguros si creen en Dios, comiencen con eso. Comprendan que cuando hay ausencia de experiencias con Dios, uno puede dudar de la existencia de Dios. Así que hagan lo necesario para empezar a tener experiencias con Él. Con Dios. Sean humildes. En oración pidan tener ojos para ver la mano de Dios en su vida y en el mundo que los rodea. Pídanle que les diga si realmente está allí, si realmente los conoce. Pregúntenle qué siente Él por ustedes y luego, escuchen”.

    Añadió: “Mis queridos hermanos y hermanas, Jesucristo nos invita a seguir la senda de los convenios de regreso a casa con nuestros Padres Celestiales y con aquellos a quienes amamos. Él nos invita y dice: ‘Ven, sígueme’.

    “Ahora bien, como Presidente de Su Iglesia, suplico a aquellos que se han distanciado de la Iglesia y a quienes aún no han buscado realmente saber que la Iglesia del Salvador ha sido restaurada. Realicen el trabajo espiritual para averiguar por ustedes mismos y por favor háganlo ahora”.

    Vea el mensaje completo del presidente Nelson de la sesión del domingo por la mañana.

    Una invitación a actuar mejor y ser mejor

    Durante la sesión general del sacerdocio de la conferencia, el presidente Nelson alentó a los poseedores del sacerdocio a enfocarse en el arrepentimiento diario. Él enseñó que, si bien no se espera que seamos perfectos en esta vida, debemos esforzarnos por actuar mejor y ser mejores cada día.

    “Ya sea que avancen con diligencia por la senda de los convenios, que hayan tropezado o se hayan apartado de tal senda, o que ni siquiera puedan ver dicha senda desde donde estén ahora, les ruego que se arrepientan”, dijo él.

    “Procuren entender, con espíritu de oración, cuál es el obstáculo en la senda de su arrepentimiento. Determinen qué es lo que evita que se arrepientan. Y luego, ¡cambien! ¡Arrepiéntanse! Todos podemos actuar mejor y ser mejores de lo que hemos sido”.

    Vea el mensaje completo del presidente Nelson de la sesión general del sacerdocio.

    Anuncios de templos

    Hablando de templos, el presidente Nelson habló de nuestra sagrada responsabilidad de cuidarlos. Compartió información adicional sobre el trabajo de restauración de algunos de los primeros templos de la Iglesia y anunció planes para construir ocho templos nuevos.

    De la importancia del trabajo realizado dentro de los 162 templos dedicados de la Iglesia, el presidente Nelson dijo: “El objetivo de Dios debería ser nuestro objetivo. Él quiere que Sus hijos elijan regresar a Él, preparados, cualificados, investidos, sellados y fieles a los convenios realizados en los santos templos”.

    Añadió: “Al hablar de nuestros templos, tanto los antiguos como los nuevos, expresemos todos nosotros, con nuestras acciones, que somos discípulos verdaderos del Señor Jesucristo. Ruego que renovemos nuestra vida por medio de nuestra fe y confianza en Él; que alcancemos el poder de Su Expiación arrepintiéndonos cada día; y dediquemos y redediquemos nuestra vida al servicio de Dios y de Sus hijos, a ambos lados del velo.

    “Les dejo mi amor y mi bendición, y les aseguro que la revelación continúa en esta, la Iglesia del Señor, y que continuará ‘hasta que se cumplan los propósitos de Dios y el gran Jehová diga que la obra está concluida’”.

    El presidente Nelson concluyó la conferencia con una invitación para convertir nuestros hogares en santuarios que reciban al Espíritu del Señor. “A pesar de la contención que nos rodea, el hogar de una persona puede llegar a ser en un lugar celestial, donde el estudio, la oración y la fe se unan con amor. Verdaderamente podemos llegar a ser discípulos del Señor al defenderlo y hablar en Su nombre, dondequiera que estemos”.

    Vea el mensaje completo del presidente Nelson de la sesión del domingo por la tarde.