Ayuno

    Por el élder Mathias Held
    Hace 14 años me bauticé, y desde ese momento he podido vivir la ley del diezmo y del ayuno.   Al hacerlo, mi fe y mi testimonio acerca de mi Salvador se han fortalecido y me siento más cerca de Él. He sido bendecido con salud y puedo proveer para mi familia.
    Tuve la bendición de unirme a la Iglesia a los doce años.  Desde entonces, aprendí lo que son las leyes del diezmo, el ayuno y las ofrendas de ayuno. Durante mi juventud en seminarios e institutos así como en la misión logré saber sin lugar a dudas que eran principios verdaderos.
    Como esposa, madre y profesional, estos 7 años de casada han sido una lucha entre lo que Dios dice y lo que el mundo desea de una mujer profesional. La presión social de aquellos que no conocen el evangelio, en ciertas ocasiones, me ha hecho pensar que el dedicar tiempo a mi hogar y a mis hijos, no es la mejor opción para una mujer profesional como yo.