Testimonios de El Libro de Mormón

    Karla Sarmiento

    Barrio Alegria

    Estaca Juan Montalvo - Ecuador

    Una de las experiencias mas gratas que pude tener con el libro fue cuando sentía que no valía nada, me sentía insignificante, un misionero me dijo que leyera el Libro de Mormón pero no le hice caso. Paso el tiempo y me sentía igual yo me decía; tengo mi familia, una carrera pero yo me siento tan inferior, tan diminuta. Entonces fue cuando escuche en un domingo de testimonio que el Libro de Mormón cambia vidas, lo puse en práctica cada día leía y leía para sentirme bien, para tratar de llenar un vacío en mi casa, entonces fue cuando llegue a 3 Nefi y leí cuando el salvador estuvo en las Américas, cuando el oró y lloró al Padre celestial, cuando bendijo a cada persona allí, en ese momento me sentí llena, sentí que realmente soy importante, que valgo muchísimo y a pesar de mi mis errores. Mi Padre celestial me ama, y ahora testificó de corazón que el Libro de Mormón cambia tu vida, te llena de luz, amor, paciencia y misericordia.

    Me siento feliz de ser parte de la iglesia verdadera, se q todo puede pasar pero mi fe no va tambalear amo a mi Padre Celestial y Jesucristo y les invito a que si sienten que algo les falta en su vida, si sienten desesperados, solos, tristes lean este libro y oren. Es el mejor libro que puede existir y estoy agradecía por tenerlo y enseñarlo a mi hijo.



    Yazmin Rosso Londoño

    Barrio 

    Estaca 

    En mis 22 años nunca habia leído tan juiciosa El libro de Mormón como este utimo año y medio, ya voy por la tercera vez. Una de las experiencias más doctrinales que este maravilloso libro me enseña es la de prepararme para la guerra espiritual y la temporal, defendiendo el verdadero testimonio del Salvador, del padre y de la guia del espíritu santo.



    María Magdalena Aguilar Sánchez.

    Rama El Pescador

    Distrito Paita - Perú

    Cuando recibí de los misioneros El Libro de Mormón no sabía qué tanto influiría en mi vida. Recuerdo que cuando llegaba a casa después de la universidad mientras esperaba que mi madre sirviera mi almuerzo, mi mirada se dirigía hacia una pequeña repisa donde estaba el libro y era un sentimiento inexplicable, terminaba posponiendo mi almuerzo hasta después de leer unas cuantas hojas. Por los sentimientos que tuve al leer El Libro de Mormón me convertí a la iglesia y salí a una misión al año de conversa, el testificar a diario sobre ese maravilloso libro fortaleció mi testimonio.

    Hoy 24 años después de haber leído por primera vez El Libro de Mormón, me deleito como aquellos primeros días, siempre encuentro algunos versículos que logran satisfacer mi necesidad de paz y consuelo cuando estoy afligida. Cuando las preocupaciones de la rutina diaria quieren menguar mis ánimos mi solución, está en tomar el libro y leer sus palabras. El valor del profeta Nefi para obedecer y seguir los susurros de el Espíritu sin saber de antemano lo que tendría que hacer, me inspira a confiar más en el Señor. Las palabras de el Rey Benjamín, de considerar ese feliz estado de aquellos que guardan los mandamientos me animan a perseverar. Y las promesas de que si guardamos los mandamientos prosperaremos en la tierra son un estímulo en mi vida que ayudan a dar lo mejor de mi a mis hijos, a apoyar a mi esposo como líder que es en la Iglesia. Amo El Libro de Mormón y testifico las palabras de José Smith, de que si lo leemos nos acercaremos más a Dios.



    Geovanna Canales Tembladera

    Barrio Libertad

    Estaca El Valle - Huancayo, Perú

    Deseo compartir con ustedes mi experiencia personal al estudiar mi Libro de Mormón durante esta semana. La semana que pasó tuve una plática con una amiga que no es miembro de la iglesia, hablamos acerca de la ley de castidad, su posición al respecto fue diferente a la mía.

    Después de la plática me quedé triste, pensando en ella. Oré a mi Padre Celestial por ella y también buscando consuelo para mí.

    La respuesta para lo que estaba sintiendo por esa plática llegó para mí a través de el libro de Mosíah capítulo 11, donde se ve como muchas almas son cegadas y engañadas por doctrinas y enseñanzas falsas y por medio del mal ejemplo de su rey. Entonces comprendí que ello sucede actualmente y mi amiga fue cegada de esta manera. Sentí que puedo ser una luz a través de mi ejemplo, seguir orando por ella seguir brindándole mi cariño y respeto y nunca desmayar.

    Sé que el Libro de Mormón es verdadero, amo aprender de él.



    Giovanny Prada

    Barrio Los Alpes

    Estaca Alpes - Colombia

    Me encanta leer El Libro de Mormón, siempre dedico 15 minutos antes de iniciar mis labores en el trabajo y antes de salir del trabajo dedico 15 minutos más, esto me da fortaleza y me siento súper durante mi día laboral. He podido, durante mi lectura, dar testimonio a mis compañeros del libro. Cuando me preguntan si estoy leyendo la biblia en ese momento puedo dar a conocer el libro el cual se los enseño y digo que es otro testamento de Jesucristo y es la clave de mi religión. Aunque para ellos no suena muy común, para mi lo es todo y siento que si doy a conocer más El Libro de Mormon cada dia aprenderé más sobre las historias y contenidos que atesoraré en mi corazón.



    Ada Jimenez Sanchez

    Barrio Manchay

    Estaca La Molina - Perú

    En estos momentos siento la impresión de compartir mis sentimientos sobre El Libro de Mormón. Conocí la iglesia en 1986 año en que por primera vez conocí El Libro de Mormón, dos misioneros me lo regalaron y empecé a leerlo cada mañana y cada noche, me parecía tan lindo y siempre lo dejaba a lado de mi almohada y así se convirtió en mi compañero.

    Después de un año me bautize y mis sentimientos hacia El Libro de Mormón eran más fuertes, sentía una paz al leerlo y empecé a querer compartirlo con mis amigos y familiares así que le pedí a los elderes que me regalaran un libro y empecé así a compartirlo. Cierto día hablando con uno de mis hermanos sobre el libro, él se enojó muy feo conmigo, me insultó y quiso quitarmelo para botarlo, diciendome que ese libro no era de Dios, pero fue en ese momento cuando yo defendí a este libro con todas mis fuerzas y al pasar este momento me sentí muy triste por todo lo que mi hermano me dijo pero a la vez sentí que era un libro verdadero y que hablaba del único Dios y Jesucristo, también aprendí que era muy valioso en mi vida, sé que El Libro de Mormón es verdadero, no tengo ninguna duda de ello.



    Jose Camacho

    Barrio las Viñas

    Estaca La Molina - Perú

    Gané mi testimonio leyendo El Libro de mormón y haciendo caso a lo que en ese tiempo mi gran amigo Elder Gomez me decia, porque despues de sufrir un aneurisma cerebral de grado 10, tenia depresión, me estuve sintiendo mal animicamente y en una de sus constantes visitas llegaron los elderes y Elder Gomez me dijo: “Usted está así porque quiere, porque tiene la cura en sus manos”, y yo me decía dentro de mi: “a que se refiere este hombre?”, pero resultó porque me dijo que lea unos cuantos versículos y entonces se fue la depresion y desde ese momento lo utilizo para poder ayudarme a que todo pueda salir de la mejor manera. Sé que Dios vive y que esta es su obra.



    Lupe Melendez Vera

    Barrio San Pedro de Carabayllo

    Estaca Torre Blanca - Perú

    Soy madre y abuela, sé que El Libro de Mormón es verdadero, pude ver con los ojos de fe cual es mi propósito en esta vida, en mi familia nos dedicamos a la enseñanza del evangelio. El plan de salvacion es verdad, lo sé, lo vivo y me encanta, porque se que viviré por la eternidad con toda mi familia y gracias a la expiacion de Nuestro Señor Jesucristo y su amor infinito de Nuestro Padre Celestial.